Sus resultados de búsqueda

CONTRATO DE ARRAS

Publicado por admin en 15 noviembre, 2017
| 0

CONTRATO DE ARRAS

A simple vista parece que todo el mundo sabe lo que es un contrato de arras. No obstante, la realidad es otra cuando compramos una casa y llega la hora de firmar uno.

Hay que tener presente que las arras pueden tener tres categorías distintas: confirmatorias, penales y penitenciales. Esta modalidad de penitenciales es la más conocida por todos ya que obliga a las partes a perderlas o a devolverlas al doble. El artículo 1.454 del Código Civil contempla esas obligaciones cuando se entienden penitenciales.

Cuando compramos una casa, compramos un piso o cualquier otro inmueble, siempre queremos asegurar nuestros intereses. Por ello, tanto comprador como vendedor deben tener seguridad a la hora de formalizar una compra-venta. Resultando fundamental que en la fase previa a la formalización de la escritura pública las partes vayan sobre seguro.

Una forma de conseguir esa seguridad es el contrato de arras pero… qué tipo de arras? Es aquí dónde nacen las dudas y dónde entendemos fundamental estar asesorados siempre por profesionales: API y/o ABOGADOS.

Las arras confirmatorias son aquellas que se entregan antes de la formalización de la escritura pública y se entregan como parte del precio. Son arras que vienen a confirmar el contrato, pero en caso de que no se llegue a formalizar el contrato la parte cumplidora tiene la opción de pedir dos cosas: que se cumpla el contrato o que se resuelva con los daños y perjuicios ocasionados. En este segundo caso, nunca serán las propias arras utilizadas las que sirvan para cuantificar los daños y perjuicios.

Las arras penales son aquellas que simplemente contemplan una penalización a la parte incumplidora. NO existe la doble opción de las penitenciales, es decir, no se puede optar por cumplir o daños y perjuicios.

Finalmente, las arras penitenciales son las que operan cuando hay un desestimiento contractual, es decir, al final no se firma la compra-venta. En este caso el que las entregó las pierde si es él quién causa el desestimiento; o el que las recibe las devuelve al doble si es causa suya.

En resumen, si acude a una inmobiliaria, por ejemplo una inmobiliaria en Ubrique, que sea para recibir este tipo de asesoramiento. Si va a pagar un dinero por efectuar la venta de un piso, que al menos lo haga con confianza.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.